El  pasado 23 de Abril, en Adamuz, tuvo lugar el II Encuentro de Escuelas de Música en Zonas Rurales, organizado por el Instituto Gabou.

En este día de convivencia se reunieron las Escuelas Municipales de Adamuz, Fuente Palmera, Almodóvar y la Escuela del Colegio Ferroviario. Entre las numerosas actividades de las que pudimos disfrutar (coros, orquesta de guitarras, banda de Adamuz…) conocimos la historia de Francisca Adame Hens, quién a pesar de no haber podido estar presente en el acto nos regaló de la voz de su yerno una poesía dedicada a su pueblo, Adamuz.

Todo el equipo que formamos Gabou estamos felices de haber conocido la historia de superación de Francisca.

Os dejamos la historia de esta formidable mujer:

Francisca Adame es natural de La Victoria, con tan solo 3 años va a vivir a Adamuz, donde reside con sus padres y sus diez hermanos hasta que estalló la Guerra Civil. Estos años fueron especialmente duros. Francisca no pudo ir a la escuela porque tenía que cuidar de sus hermanos a la vez que ayudaba a su madre en trabajos del campo, ya que su padre y su hermano fueron detenidos por pertenecer al bando republicano; ambos fueron juzgados y trasladados al Campo de concentración “Los Merinales”.

Años más tarde su familia se traslada a Sevilla, excepto Francisca, que se quedaría en La Hererría con su marido. Será a los 65 años cuando Francisca se inscriba en la Escuela de Adultos, donde consiguió sacarse el graduado, y es a partir de entonces cuando empieza a plasmar su vida y comunicar sus sentimientos a través de la poesía, llegando a publicar un libro recopilatorio llamado “Mujer, Vida, Poesía” junto con otras dos poetisas.

Entre sus poesías no podía faltar una dedicada al que ella siempre consideró su pueblo, Adamuz.

Adamuz, mi pueblo

Adamuz, pueblo querido

yo nunca te olvidaré;

un día me fui de ti

y nunca pude volver.

Fue la guerra, triste guerra

la que de ti me alejara,

y no tuvimos valor

de volver a nuestra casa.

Ha pasado mucho tiempo,

pero nunca te he olvidado,

porque allí pasé mi infancia

y nacieron mis hermanos.

Yo tenía catorce años

era solo una chiquilla,

cuando salí de mi casa

de la puerta de la Villa.

Recuerdo tus casas blancas

y tus verdes olivares

y la Torre del Reloj

y los montes comunales.

Y aunque pasó mucho tiempo,

siempre te tengo presente,

y no pierdo la esperanza

de un día volver a verte.

Con la aprobación de la Ley de “Memoria Histórica” se pudo recuperar todo la información sobre el pasado de Francisca; este estudio concluyó con la obtención de la Medalla de Andalucía en el 2005.

Cabe destacar que a día de hoy, a sus 95 años, Francisca cuenta con una mente clara y brillante, y una maravillosa historia que contar.

La formación y la superación no tienen límites!!!!

Desde Gabou, la historia de Francisca Adame-Desde Gabou, la historia de Francisca Adame-

Pin It on Pinterest